Desde hace un tiempo atrás las principales distribuciones de Linux se han batido en la lucha por obtener un sistema que arranque lo más rápido posible, motivados en su mayoría por la salida de Moblin, una distribución de Linux enfocada en las netbooks desarrollada por ingenieros de Intel, pues bien, en ciertas computadoras Moblin era capaz de arrancar en tan sólo 5 segundos.

El secreto está en lograr que el sistema operativo cargue varias cosas en paralelo mientras se está iniciando, en vez de cargar las cosas linealmente. Desde aquel entonces se demostró que un sistema basado en Linux podría alcanzar velocidades sorprendentes, adiós Windows.

Alcanzar los 10 segundos máximos en el arranque fue una de las metas que se perseguían con la versión actual de Ubuntu, algo que no se pudo lograr a pesar de todos los cambios que hubieron en el proceso de inicio del Karmic Koala. Ahora parece que todo marcha bien, y hasta el propio Mark Shuttleworth nos lo hace llegar:

“La velocidad es un ingrediente esencial del arranque del Lynx, y la velocidad es nuestro objetivo. Hemos mejorado el tiempo de arranque de cada una de las versiones en esta era de Ubuntu, y esperamos completar algunas de las mayores mejoras necesarias para arrancar en 10 segundos Ubuntu 10.04. Afinar Upstart y la colaboración con Debian nos acercará aún más a ese objetivo“.

Hoy por hoy el tiempo de arranque es uno de los patrones con más fuerza a la hora de medir el rendimiento de un sistema operativo, otro sistema operativo que afirma será uno de los más rápidos en el arranque es el Chrome OS, basado en Linux igual que Moblin y Ubuntu, Chrome se espera que arranque en unos 7 segundos y se expecula que en ciertas configuraciones de hardware pudiera alcanzar los 3 segundos, Uff, hasta donde llegaremos.