Llega el lunes y una vez más estamos listos para comenzar la batalla. Y que mejor manera de hacerlo que con un tema que siempre enciende sentimientos de amor y otros demonios. Hoy, me he tomado el atrevimiento de traeros un artículo publicado por el amigo Pavel Eduardo en la página Dragones de la facultad 3 de la Universidad de las Ciencias Informáticas. Sin más detalles, los invito a que le echen un ojo y, como siempre dice un periodista bien conocido en la televisión cubana, “Saque usted sus propias conclusiones“.

Nova Deesktop 2013

Nova Escritorio 2013 con Gnome Shell

¿Cuál es la distro de Linux que tenemos en docencia? Nova, la cubana, la nuestra.

¿Qué dicen los “windoleros” cuando la usan por un tiempo? Esto es tremenda______(complete con su mala palabra favorita). Que si tiene mil problemas, que si los documentos se echan a perder, que si no se puede jugar, que es complicado. La conclusión a la que arriban los nuevos usuarios: LINUX NO SIRVE.

Es difícil motivarse a conocer mejor el gigantesco mundo del Software Libre con ese mal punto de inicio. A pesar de los problemas que pueda tener la imagen de los laboratorios, no se puede juzgar al padre por un hijo en desarrollo: aún cuando Nova es Linux, LINUX NO ES NOVA.

Nova ligero 2013

Nova ligero 2013

A todos esos que se quejan constantemente les pregunto: ¿Han usado otras distros? ¿Se han interesado por aprender más, conocer, investigar sobre Software Libre? ¿Han trabajado con Linux lo suficiente como para emitir un criterio? Si han logrado todo lo anterior, entonces siéntanse libres de poder decir: Ya probé Linux y no me gustó. Pero hablen con una base creada sobre la experiencia y el tiempo de uso, no porque otros te lo dijeron, o porque no sabes trabajar en él. Esa es, en mi modesta opinión, la causa fundamental del rechazo: no sabes cómo funciona, no buscas ayuda o nadie te explica, y por ende lo rechazas. La verdad que la ignorancia mata a un pueblo…

Yo no sabía qué era Linux. Lo habían mencionado en ocasiones, había leído el término en una que otra revista, incluso venía el dibujito del pingüino tratando de hacerle competencia a los “tíos de la ventana” (Windows). Varias amistades que estudiaban ya en la Universidad me dijeron: “es una cosa rara ahí, que casi no se puede hacer nada”…

Al ingresar a la UCI, cuando voy a un laboratorio por primera vez, me topo con algo nunca visto: Nova. Iba de asombro en asombro: “’the fuck is this? ‘the fuck is that?”. Una gentil amiga me sentó a su lado para impartirme un tutorial básico. Ya a la semana le empezaba a coger la vuelta a la cosa aquella.

Me llevó todo el primer semestre conocer a fondo el Linux. Qué eran los comandos, las distros, los repos, los demonios, cómo se instalaba y actualizaba, la estructura del sistema de ficheros, qué era la consola…No fue fácil porque cuando el bichito de la curiosidad me picaba y quería probar algo nuevo o “cacharrear” (cubano al fin), me salía el maldito cartelito de “are you root?”. Por suerte pude usar la PC de un amigo con Ubuntu instalado, y ahí trabajé a mi gusto.

Hoy, después de 2 años y medio, sigo aprendiendo cosas nuevas acerca de la seguridad, o servidores, cómo cambiar los entornos de escritorio. Leo en Humanos de vez en cuando, comparto mis sencillas experiencias con amigos que llevan mayor tiempo usando o trabajando con Linux. Busco ayuda cuando no sé hacer algo, tecleo man wine o htop -h
para saber cómo trabajan. Y me siento orgulloso al decir que el PingüinOS es una excelente creación.

Para esos que le hacen rechazo, especialmente los alumnos de 1er y 2do año (esto no quita que hasta los recién graduados lo odien), les pido que aprendan, para que después trabajen, luego experimente, más tarde programen, y por último emitan un criterio correcto de acuerdo a lo que vivieron. Vuelvo y repito: el mundo del Software Libre es inmenso, brinda miles de aplicaciones y herramientas que merecen ser probadas, con excelentes resultados.

Respecto a Nova, échenle una segunda ojeada. No es el infierno de las computadoras, es el niño que entre todos debemos criar y educar. Incluso ahora estamos inmersos en el proceso de migración, para usarlo y mejorarlo.

Recuerden: la ignorancia mata a un pueblo. Todo el que no sepa ni se moleste en aprender, estará haciéndole rechazo a Linux lo que dure su período de ceguera intelectual.

 

Por: Dragones.uci.cu