Saludos comunidad, este es un artículo que en sentido general poco tiene que ver con la temática del blog, pero aun así por lo interesante del tema me atrevo a compartirlo con ustedes tal y como lo vi en nuestro blog hermano de la comunidad de Android de la UCI.

Mano de obra

Uno de los motivos más conocidos, sino el que más, es el de la mano de obra. China tiene uno de los más bajos costes en lo que a mano de obra se refiere y el principal motivo por el que muchos fabricantes acuden a este país. Las compañías no lo hacen por amor al arte, sino para reducir lo máximo posible el coste de fabricación y sacar el mayor beneficio posible.

En el caso de los fabricantes chinos (Xiaomi, Huawei, Meizu y un largo etcétera) tienen la ventaja de fabricarlos en casa, lo que les supone un menor coste que a, por ejemplo, Apple, Samsung, HTC o Sony. Esto junto a otras estrategias les permiten ajustar los precios para hacerlos asequibles para cualquier bolsillo.

570x303xOppo-3.jpg.pagespeed.ic.Y36WQB47F8

Alta tecnología, pero no puntera

Aquí vamos a centrarnos un poco en la parte que hace funcionar un smartphone: el hardware. Si alguna vez te has paseado por una web que venda smartphones chinos, habrás visto que los hay con unas especificaciones dignos de un gama alta pero a un precio inferior al de un Samsung Galaxy S6. Sí, el terminal coreano tiene piezas de mayor calidad, pero ¿tan grande es la diferencia?.

Cuando se elige montar el hardware, los fabricantes buscan un equilibrio entre un buen precio y una potencia que rivalice con el resto de terminales. En la gran mayoría de casos, eligen un procesador Mediatek debido a esta relación que, además de ser un compañía china y distribuir a clientes del mismo país, los costes son menores, por lo que nuevamente el coste es más reducido.

En cuanto a la memoria RAM, no van a apostar por una memoria DDR4, cualquier chino de gama alta apostará por una DDR3, que es más barata y no habrá una diferencia excesiva. Las cámaras se las compran a Sony en su mayoría, ya que, como sucede con Mediatek, tiene una buena relación calidad-precio, sin contar con que además la compañía japonesa es el mayor distribuidor de sensores de cámaras para smartphones.

Cuando hablamos de pantallas, se suele recurrir a LG o a Japan Display (cuyas pantallas son de calidad ligeramente menor y más baratas) si se apuesta por un panel IPS o a Samsung si deciden apostar por una AMOLED (aquí no hay alternativa). Y así sucede con muchas piezas de hardware, siempre buscando un equilibrio entre precio y calidad.

Centrados en la venta online

El comercio electrónico, o e-commerce, es el método de venta que usan los fabricantes chinos. Fabricantes como Apple o Samsung se gastan un dineral en tiendas propias, pero ese dinero no sale de debajo de las piedras, acaba por salir de dentro de nuestros bolsillos. Cuando alguien se compra un Galaxy S6 Edge, dentro de ese precio está pagando por el terminal en sí, por la distribución, las tiendas que jamás has visitado y algunas cosas más. Con un smartphone chino la parte de la distribución a otros países y las tiendas físicas te la ahorras.

Marketing sí, pero barato

¿Has visto el anuncio del Galaxy S6? ¿Te has enterado del fichaje que hizo el año pasado de HTC por Robert Downey Jr? ¿O de que Sony usa a James Bond para promocionar su Sony Xperia Z5? Cosas como estas valen un auténtico dineral. Dineral que acaba repercutiendo en ti, en el consumidor que ha elegido una de esas marcas de smartphone para acompañarte durante 2 años (o más, depende del usuario).

Un método de marketing mucho más barato e igual de efectivo, sino más, es la publicidadmediante redes sociales. Dicha publicidad puede calar en alguien que necesita un buen smartphone a bajo precio, pero que no tiene tiempo de hacer el mongolo viendo la tele o dando a la pausa en la película de James Bond para saber qué smartphone lleva. ¿Quieres un smartphone sin tener que pagar la publicidad que hacen sin contar con tu opinión? Apuesta por un smartphone chino.

Producen cantidades limitadas

Un método de venta que funciona muy bien, sobre todo en China, es la creación de una necesidad. La necesidad de que comprarte ese smartphone, porque una vez se acaben las existencias habrás perdido la oportunidad. Los fabricantes chinos tienen esto muy en mente, de modo que producen una cantidad limitada y los ponen a la venta. Quizás te suene que el Xiaomi Mi4 agotó sus existencias en tan solo 37 segundos.

1037x579xxiaomi-mi4i.png.pagespeed.ic.MacCMqV6_W

Una marca que tiene tantísimo prestigio allí, que saca un tope de gama a un precio que haría sonrojarse a más de un fabricante, cuando dice que va a poner a la venta su nuevo terminal estrella, se arma un jaleo que no puede ser despejado ni por Bud Spencer. Es un método muy efectivo si se quiere recuperar rápidamente lo invertido en fabricar el terminal y además sacar un beneficio (me refiero a la venta de unidades limitadas, no a poner a Bud Spencer a dar capones) en lugar de poner a la venta 2 millones y esperar a que se vayan vendiendo, si es que se venden.

No sólo venden smartphones

Los fabricantes chinos suelen tener un margen de beneficio muy bajo en cuanto a ventas de smartphones, por lo que suelen recurrir a la venta de accesorios para aumentar este margen. Lo más común es que dichos accesorios sean fundas para alguno de sus modelos, pero algún que otro fabricante (Xiaomi) además vende zapatillas. Sí, zapatillas, lo que se pone en los pies. Xiaomi vende zapatillas.

¿Te imaginas que el próximo Samsung Galaxy S7 sea la mayor bestia jamás fabricada y su precio sea de 350€? ¿Te imaginas además que para aumentar sus beneficios venden zapatillas? Su nombre sería con toda probabilidad Samsung Galaxy Shoes. ¿Y si vendieran ropa? ¿E incluso ropa interior? Seguro que más de uno se compraría un Samsung Galaxy Boxer o un Samsung Galaxy Push-up, o su nueva fragancia, eau de Samsung Galaxy.

Fuera de esta broma (que sería muy interesante ver hecha realidad), gracias a las ventas de accesorios y servicios propios (como una tienda de aplicaciones propia), los fabricantes chinos pueden permitirse vender sus terminales a unos precios muy bajos.

Todo esto está muy bien, pero ¿se resiente la calidad final del producto?

Hasta hace relativamente poco, smartphone chino era igual a cacharro de baja calidad, pero ahora este concepto se está extinguiendo, por suerte para los usuarios. No se usan los materiales de mayor calidad, pero también es verdad que ya no se usan materiales de calidad pésima. No es difícil ver un smartphone chino con cuerpo de aluminio y altas prestaciones a menos de 250€.

830x519xOnePlusOne.jpg.pagespeed.ic.wYe5Gh83fY

No son los productos de mayor calidad, pero tampoco son la porquería de antes. Ahora son terminales que no solamente resultan solventes para el día a día, sino que pueden ser muy aptos para el consumo multimedia gracias a una pantalla con buena resolución y gran calidad junto a un sonido que se puede considerar bastante bueno. Todas estas cosas puedes encontrarlas a precios que te hacen plantearte si merece la pena un gama alta de alguno de los principales fabricantes.

Obviamente no todo es bueno. Sus capas de personalización en algunos casos dan pena y a excepción de algunos no verán jamás una actualización, pero si eres un usuario básico que no quiere gastarse mucho dinero o necesitas algo lo más rápido posible y que sea solvente, tal vez deberías mirar con ojos más tiernos a los smartphones chinos. ¿Eres poseedor de un smartphone chino? ¿Te comprarías alguno?

Fuentes: androidpit, android.uci.cu.