Hoy comparto con ustedes una reflexión publicada por los muchachos de MuyLinux valorando los cambios que ha venido presentando la gestión de Microsoft desde que Satya Nadella se hiciera cargo del timón de la compañía.

¿Se está convirtiendo Microsoft en una compañía Open Source? Desde hace tiempo están surgiendo muchos artículos en Internet diciendo que así es, mientras que los detractores del gigante de Redmond siguen manteniendo su postura. Independientemente de lo que opine cada uno, la verdad es que no se puede negar que las cosas han cambiado mucho desde que Satya Nadella está al frente.

microsoftylinux

El primer gran signo del cambio de dirección de Microsoft se pudo ver a los pocos meses de llegar el actual CEO, anunciando la liberación del código de la parte correspondiente al servidor de .NET. Sin duda esta fue una de las noticias tecnológicas más relevantes del año, ya que .NET es uno de los frameworks más utilizados del mundo, pero quizá más sorprendía que Microsoft, compañía que fue etiquetada desde siempre como contraria al código abierto, tomara dicha decisión. .NET es un componente demasiado importante como para liberarlo por “caridad”, algo más había detrás, un cambio de política que suponía un giro de 180 grados con respecto a Ballmer y su “Linux es un cáncer”. Unos meses después Microsoft decidió volver Open Source la plataforma de compilación de Visual Studio, MSBuild, siendo este otro paso que sorprendió a muchos.

No solo con componentes relacionados con el desarrollo y despliegue de aplicaciones se ha acercado Microsoft al Open Source. De su navegador de última generación, Edge, se ha liberado el motor de JavaScript Chakra; ha incorporado el soporte para WebM, VP9 y Opus; y ha liberado recientemente la implementación de WebGL del navegador. Sin duda estos son pasos positivos, pero como comenté meses atrás en MuyComputer, Microsoft Edge sigue manteniendo un modelo que hereda mucho de lo que fue Internet Explorer y que se muestra obsoleto. Dudo que Edge tenga futuro mientras no sea convertido en una base tecnológica como Chromium, algo que por cuestiones de mercado podría ser bastante beneficioso.

La relación con las compañías Open Source parece haber cambiado bastante. Si en la década pasada el acuerdo entre Novell (entonces propietaria de SUSE) y Microsoft levantó bastante polvareda y críticas, ahora tenemos un nuevo panorama donde la colaboración entre compañías Open Source y el gigante de Redmond es algo normal. Además de mantenerse los acuerdos con SUSE, hemos visto como Ubuntu Bash ha sido incorporado a Windows 10 y el anuncio de un acuerdo con Red Hat. Además también ha decidido adquirir Xamarin, por lo que el Proyecto Mono pasó a estar, al menos indirectamente, bajo el paraguas de Microsoft, algo que muy posiblemente ayude a mejorar la simbiosis entre el Proyecto Mono y .NET.

¿Todavía hay más? Pues sí, según nos informan nuestros compañeros de MuyComputer, Microsoft ha anunciado recientemente la disponibilidad de una versión propia de FreeBSD para Azure. La compañía ha motivado la decisión de crear su propia versión de FreeBSD en querer “liberar de carga” a la Fundación FreeBSD, aunque por suerte la rama oficial del proyecto también se beneficiará del desarrollo realizado por Microsoft.

Tampoco podemos olvidarnos aquí de la expansión de su ecosistema hacia los sistemas operativos móviles mayoritarios, Android e iOS, aunque aquí la crítica situación de Windows Phone/Windows 10 Mobile en cuota de mercado tiene mucho que ver. Y como no, SQL Server, que a pesar de que seguirá siendo de código cerrado llegará oficialmente a GNU/Linux.

Mucho servidor y poco escritorio

Aunque sus detractores jamás depositarán ni un ápice de su confianza en Microsoft, es innegable que Satya Nadella ha hecho grandes esfuerzos para que su compañía tenga una imagen más amable de cara la comunidad Open Source, no solo realizando gestos, sino implantando todo un cambio de dirección en la empresa, la cual ha dado grandes pasos no solo hacia el código abierto, sino también hacia la interoperabilidad y/o compatibilidad con productos de otras compañías.

Pese a todo, la mayoría de estos esfuerzos están destinados a un sector, el de los servidores en general y el Cloud Computing en particular, por lo que será difícil ver que muchos de estos avances lleguen al GNU/Linux de escritorio. Quizá pedir Microsoft Office sea demasiado, pero no estaría mal al menos tener un Skype en condiciones.