Cosas que sólo se le ocurrirían a los programadores.