Por Yunior Barceló:

Este no es el artículo que esperaban, ya que anteriormente había anunciado otro título (distros para ordenadores de bajo rendimiento) para lo que publicaría en este momento, pero en pos de dar respuesta a un comentario que ha hecho el colega Ozkar en la comunidad GUTL y dar mi opinión al respecto, he decidido hacer un escrito sobre este importante tema que hasta yo he defendido tantas veces.

Enseñar Linux

La libertad de elección

Es muy cierto que mucha son las opciones que brinda el mundo GNU/Linux y el Software Libre en general y lo esencial de estas tecnologías es precisamente la LIBERTAD que nos ofrece, en la cual basa su filosofía.

 Diversas son las elecciones de cada cual, pongamos el ejemplo en cuanto a las distribuciones GNU/Linux, muchas son las preferencias de los usuarios, como nos dice Ozkar en su comentario, mientras unos prefieren Debian o Ubuntu muchos otros prefieren Gentoo, Slackware, Sabayon o cualquier otra de las tantas existentes.

 Lo mismo sucede en cuanto a entornos de escritorio, algunos prefieren KDE o GNOME y otros aman la ligereza y sencillez de entornos como OpenBox, LXDE o XFCE, etc.

 Entorno particular

Lo mejor y más justo es que la persona que decida utilizar o migrar a estas tecnologías, se sienta libre de escoger a su gusto lo que desea usar, que experimente, investigue y profundice en este mundo para que al final (como dice Taladrid), saque sus propias conclusiones.

Libres

 A la persona que estoy haciendo alusión es a aquella que tiene interés en este tema, que tiene un ordenador particular y desea migrar el sistema, al informático que trabaja como tal en una empresa y su fin es estudiar, relacionarse con estos temas puesto que es su profesión, para así tener mayor eficiencia en su trabajo y ser un informático más integral.

 Entorno empresarial

Ahora, el tema de llevar a cabo la migración en una empresa es distinto, pues se debe analizar un poco más esta LIBERTAD, ya que no todos los usuarios desearán o tendrán el tiempo de experimentar y profundizar en estas tecnologías, sin embargo la empresa si desea llevar a cabo la migración y hacerlo sin perder eficiencia en el trabajo.

 Pongo un ejemplo sencillo: Imagínese como informático principal en una entidad, con solo 20 usuarios, es el responsable de llevar a cabo la migración y decide dejar que cada usuario con o sin experiencia elija a ciegas lo que desea usar.

 Sería catastrófico cuando unos elijan Debian, otros Ubuntu, Linux Mint y así por el estilo, lo mismo en cuanto a los entornos de escritorio: unos usando GNOME, otros KDE, LXDE, XFCE, etc y que luego de unos días te digan: “No me agradó esta distribución, cámbiamela por esta otra; este entorno de escritorio no me gusta, quiero probar este”, en fin, creo que para nada lograríamos eficiencia y mucho menos el objetivo de migrar.

 No es cuestión de privar a los usuarios de la libertad de elección, sino, lograr la migración de una Empresa sin afectar su desarrollo y trabajo. Espero que se entienda lo que les intento transmitir.

 Ustedes, ¿qué opinan?