Las computadoras de bajos rendimientos crean otra dificultad  para la migración a Software Libre: la búsqueda y selección de un sistema que sea capaz de trabajar de forma aceptable en estos ordenadores. Cuando alguien pregunta qué distribución usar en estos equipos, algunas veces se les dice: Knoppix, Pupy, Elive Topaz, Macpup u otras de las distros ligeras conocidas.

Gallux

Un criterio muy personal es que estas minidistros son buenas para tenerlas en un pendrive (memoria USB) o en un CD, para usarlas en un determinado momento cuando la necesitemos, por ejemplo, para recuperar GRUB dañado, o hacer otra tarea  en determinadas ocasiones.

Pero usar alguna de estas minidistribuciones como estación de trabajo continuamente, por un tiempo prolongado puede causar problemas más adelante, para esto se debe tener en cuenta la compatibilidad de las mismas con repositorios, mantenimientos y futuras actualizaciones, etc. Entre otras cosas, a muchas de estas se les quitan funcionalidades y/o controladores que luego pueden ser necesarios.

Es más seguro y beneficioso aprovechar las opciones que brindan las distribuciones  “normales” (como  Debian, Ubuntu, Nova Ligth, …) de usar aplicaciones ligeras y entornos de escritorios como; LXDE, GUANO, XFCE,  esto le dará más estabilidad y compatibilidad en cuanto a paquetes, repositorios y actualizaciones.