Mark Shuttleworth, fundador de Canonical ha comentado durante una charla en la CeBIT de Hanover, Alemania, que los precios de los dispositivos que saldrán al mercado este año de la mano de los fabricantes Bq y Meizu con Ubuntu preinstalado rondaran entre los 144 y 288 euros.

mark-shutterworth-muestra-ubuntu-telefono_ediima20131216_1680_13

Entrar de golpe en este sector del mercado con dispositivos de gama media y alta constituye sin lugar a dudas una apuesta arriesgada por parte de Canonical, dado principalmente por el hecho de que este renglón ya se encuentra saturado de otros sistemas que son fuertes competidores como IOS, Android y Windows Phone.

La principal carta de triunfo, según ha expresado en varias ocasiones el propio Mark recae en la convergencia entre dispositivos, lo cual permitirá a cualquier usuario que posea un terminal con Ubunut Touch, conectarlo a un monitor externo por medio de un “Dock” y disfrutar de una experiencia igual a la de trabajar en un equipo de escritorio.

En mi opinión, a pesar de que Canonical tiene las cosas bastante difíciles, no creo que vaya a dar poca guerra en esta historia, la nueva interfaz de Ubuntu para dispositivos móviles, la existencia de un gran comunidad interesada en probar los nuevos dispositivos, la ya mencionada convergencia y un tope de precios bastante acorde si se compara con otros dispositivos de última generación como el Samsung Galaxy S5 o el iPhone 5 le permitirán tener una venta que alcance los niveles esperados por la compañía. Ahora, el poder mantenerse de ahí en adelante solo dependerá de que consigan seducir a los desarrolladores para que estos comiencen a crear aplicaciones que doten a Ubuntu de un amplio ecosistema que consigan convencer a más usuarios.

Fuente: alt1040